La presencia de aves acuáticas (Pelecanus Occidentalis) más conocido como pelicano café una de las dos especies presentes en Honduras se ha avistado en asocio con otras aves acuáticas como gaviotas, patos acuáticos y golondrinas, donde, la existencia de estos organismos es un indicador de la calidad ambiental en los ecosistemas marino costero, ya que al migrar a estos ecosistemas y/o sitios diferentes de lo habitual lo realizan para llevar a cabo procesos de alimentación, reproducción, entre otros.

Con el desarrollo de actividades ejecutadas por el Departamento Municipal Ambiental como la reforestación, en especial con mangle rojo (Rhizophora mangle) especie bandera del ecosistema forestal en la Laguna de Alvarado se está contribuyendo a que el mismo, sea cada día más saludable e ideal para la sobrevivencia de estas especies. El saneamiento ambiental es otra actividad que colabora mucho a que estos sistemas de humedales (Laguna de Alvarado) permanezcan ideales y óptimos para albergar fauna silvestre especial en el Municipio de Puerto Cortés.

Información brindada por Técnico Ambiental Lic. Walter E. Orellana, biólogo del Departamento Municipal Ambiental, D.M.A.

Un ave de gran nobleza

Lo más admirable de éstas aves es su nobleza. Tan sólo el tamaño de su pico puede intimidar a cualquiera (40 cms), pero no se conoce ningún caso en que un pelícano haya atacado o agredido a un ser humano, aún cuando en muchas ocasiones sean objeto de abuso y maltrato, recibiendo a cambio de su fidelidad una severa golpiza. A pesar de nuestro injusto desprecio, flotillas enteras de pelícanos siguen fielmente a las lanchas de pesca, y otros más esperarán pacientemente durante todo el día a los pescadores, quienes a su regreso les regalarán gustosamente los sobrantes de su pesca.

A %d blogueros les gusta esto: