Siguen retornando familias a sus hogares de las comunidades de: Robles, Cedros, El Mango, Los Cruces de Baracoa, que se encontraban albergadas en la Esc. Francisco Morazán y El Chile en la Esc. Dionisio Herrera. Aclarando que los ciudadanos por voluntad propia regresan a sus hogares en zonas donde el agua ya bajó completamente.

Dato importante: actualmente de los 216 albergues han dejado de funcionar 86 albergues, porque el clima ya mejoró y los accesos a dichas comunidades están habilitados.

Pero, aun así, son muchas las familias que se encuentran en alojamiento temporal provenientes de todo el municipio y que están ubicadas en los 130 albergues que aún son atendidos con alimentos, ropa, atención médica y psicológica, acompañamiento de los Promotores Sociales y por nuestro personal voluntario de logística por la emergencia climatológica.

Cabe destacar que cada una de las familias que decide regresar a su domicilio se les entrega una ración de alimento, agua y productos de Bioseguridad. Agradecemos a los voluntarios que antes, durante y después del paso de los Huracanes han estado realizando una labor excepcional y única de parte del Equipo de trabajo del CODEM de la mano de varias empresas y personas naturales que han dicho presente demostrando su apoyo incondicional con las familias mas vulnerables.

Compartimos el relato de María ¨Salimos de los bajos de Baracoa, no queríamos salirnos y dejar nuestras cositas en la comunidad, pasamos días de angustia por no saber que hacer y a dónde ir, pues el Río Chamelecón cruza donde vivimos, hasta allá llegaron los muchachos que trabajan en la emergencia, ellos pasaron avisando la llegada de la llena y nos decían que teníamos que salirnos, fue así como nos salimos hasta la calle cuando llegó ETA. A los días regresamos a nuestras casas, limpiamos bien todo el lodillo que había dejado la llena, pero ¡otra vez! ¨

María hace una pausa en su plática y con lágrimas en sus ojos continúa narrando lo vivido ¨recuerdo que fue un día miércoles de la siguiente semana que aparece el otro Huracán ¨yota¨ cómo le decimos allá y ahí otra vez nos salimos, pero en esta vez ya nos avisaron del Macro Albergue Municipal y nos trasladaron hasta este lugar; aquí nos dan la comida ya sea cocida o nos traen la provision para cocinar aquí hay de todo hasta estufa nos trajeron para los que no tenemos nada, cocinamos en grupo.¨ la vecina de kilómetro 6 en Calan, bajos de Baracoa concluye agradeciendo enormemente todas las atenciones que ha recibido en el Macro albergue donde lleva ya 20 días alojada en este lugar. Hoy debido a los fenómenos naturales la familia de María Perdomo como muchas otras perdieron todas sus pertenencias.

A %d blogueros les gusta esto: