​El distanciamiento social como medida para disminuir la propagación del COVID-19 puede ser muy difícil para los adolescentes ya que los hace sentir desconectados de sus amigos. Muchos también les hacen frente a grandes desilusiones como las cancelaciones o aplazamientos de graduaciones, bailes de graduación, temporadas deportivas, visitas a las universidades y otras actividades planeadas por largo tiempo.

Aquí les ofrecemos algunas maneras en las que puede ayudar a su adolescente durante estos tiempos difíciles.

Trabajen juntos para crear una nueva rutina, ayude a su adolescente a crear una rutina que sea sana y productiva:

  • Mantenga un horario de actividades que funcione con el aprendizaje virtual. Fije una hora para levantarse, hacer ejercicio, bañarse, vestirse, desayunar o lo que sea necesario para empezar el “día escolar”. Si ayuda, deje que su adolescente duerma un poco más de lo normal. Así como lo hacen en los salones de clases, sus teléfonos deben estar apagados durante el trabajo escolar.
  • Haga que la cena sea un tiempo de transición entre el “día escolar” y las actividades de la tarde. La cena es una buena oportunidad para reunir a toda la familia, hablar y compartir una comida. Intente conversaciones divertidas para empezar, como “cuál fue tu momento favorito del día o “hoy me siento agradecido por…”. También puede ser un tiempo en que su familia decide observar juntos un momento de silencio y reflexión.
  • Permita “tiempo de inactividad”. Es normal que los adolescentes anhelen privacidad de sus familias. Deles espacio para que tengan tiempo para ellos solos, tiempo para la creatividad, la música y para hablar con sus amigos virtualmente. Esto puede ayudar a aliviar el sentirse aislados de sus amigos o con las dificultades que tengan con los cambios de rutina.

Comuníquese de forma honesta y directa:

Comparta información de lo que está pasando con calma y de forma directa y objetiva para ayudar a tranquilizar sus preocupaciones sobre el virus. Discuta los hechos sobre el COVID-19 y corrija cualquier información falsa cuando la escuche. Refuerce los conceptos básicos, como la importancia de lavarse las manos con frecuencia y evitar tocarse la cara.

  • Enfatice que quedarse en casa salva vidas. Hable de cómo el distanciamiento social es una manera importante en la que ellos pueden ayudar a disminuir la propagación del virus y proteger a aquellos que corren mayor riesgo.

​Los adolescentes que se sienten tristes, deprimidos, desesperanzados, nerviosos o enojados durante la pandemia del COVID-19 quizá necesiten de más ayuda.

Manténgase alerta a las señales de problemas de salud mental en los adolescentes como irritabilidad constante, cambios en el peso corporal o hábitos del sueño, pensamientos repetidos de acontecimientos poco placenteros y conflictos con amigos o familiares.

En tiempos de confinamiento tenemos una línea de ayuda psicológica 100, donde puedes llamar de forma gratuita y donde confidencial.

No hay salud física sin salud mental, cuidarnos es responsabilidad de todos #QuédateEnCasa.

A %d blogueros les gusta esto: