La fecha fue instaurada en 1999 a partir de un incendio ocurrido en Canadá en 1998 en el que fallecieron cinco combatientes. Este día se utiliza para reconocer la importancia de las tareas que realizan los brigadistas para proteger las zonas forestales de los incendios. Los ciudadanos tenemos el deber de denunciar y colaborar en la identificación temprana de los incendios para evitar que sean devastadores.

Un incendio forestal causa daño a la flora, elimina especies en el área afectada, deteriora el hábitat, reduce la calidad y cantidad de agua, genera emisiones atmosféricas que además de contribuir al calentamiento global, causan contaminación y afectan la salud de las personas.

Reiteramos las felicitaciones pero también:                                                     

  1. El apoyo hacia aquellos que combaten los fuegos en bosques y campos de todo el mundo, reconociendo su nivel de compromiso y dedicación.
  2. Recordar a quienes han perdido la vida, o sufrido daños o secuelas en la lucha contra los incendios de bosques y campos.
A %d blogueros les gusta esto: